Todo se convierte en Buda

Nos sentamos, observando, percibiendo cómo los pensamientos vienen y van, vienen y van. En realidad esto es todo lo que hacemos. Nuestro trabajo durante el tiempo de estar sentado es sentarnos y observar cómo los pensamientos van y vienen. Y no toques esto; entonces el pensamiento en sí mismo es Buda.

No hay buenos pensamientos y malos pensamientos. Hay pensamientos. No les damos la bienvenida, pero tampoco los rechazamos. Y así nos sentamos, rectos pero relajados. Simplemente observamos con naturalidad, sin manipulación, simplemente relajados. Pero el pensamiento, los sonidos que percibimos no son tan importantes, tampoco. Nuestras mentes simplemente reflejan estas cosas, pero vienen y van.

Pero una cosa: nos mantenemos despiertos, conscientes de lo que viene, de lo que surge. Y lo dejamos ir, por sí mismo. Este despertar de momento a momento es muy importante. De esta manera, podemos ser dueños de nuestra casa. No somos controlados por otros, o por nuestra mente.

Por lo tanto, no tenemos que seguir diciendo: “¿Cómo puedo ayudarte?” Todo esto es una tontería. Esto es sólo un discurso. Si nosotros, de momento a momento, nos despertamos y nos damos cuenta de lo que viene, esto ya es una gran ayuda. Así que espero que mantengamos la mente clara momento a momento, salvándonos primero a nosotros mismos del sufrimiento y, al mismo tiempo, a los demás.

Por la maestra Zen Gu Ja