Deja que tu mente se vaya

Lo más importante es mantenerse ágil, permanecer con las cosas como son y mantenerse despierto. Hay ir a un retiro y regresar a casa o como lo llaman en la tradición Zen, “regresar al mercado”. Hay claridad en la soledad y claridad al conducir tu automóvil en la Ruta 95 durante la hora punta.

Incluso el más mínimo indicio de santidad o justicia te alejará de solo hacerlo. Las personas de ojos agudos pueden verlo venir desde millas de distancia y correrán por sus vidas. ¿Quién puede culparlos? Si tienes una idea Zen, sigue siendo eso: una idea. Deja que tu mente vaya a cualquier lugar sin obstáculos.

MAESTRA ZEN BON YEON